domingo, 17 de febrero de 2019

LA CRIMINALIDAD de los AÑOS 70's,el DRAMA de una AUTOVIUDA y un HORROROSO NIETO...de las historias de Lecumberri.



En materia de escándalos y nota roja, la década había comenzado con la acción desesperada de una mujer, prisionera de un hombre que se sabía poderoso e impune, y llegó a su fin con un doble homicidio que sorprendió a todo el país.


Los últimos 72 internos —ya no se les llamaba reos o reclusos, mucho menos presos— abandonaron la vieja construcción el 27 de agosto de 1976. Los últimos de los miles que habían dejado allí las horas y los días, desde su inauguración en 1900. Un oscuro torbellino de memorias donde lo mismo cabía el exsoldado revolucionario al que “guardaron” un rato por salir a tirar balazos al aire una noche de 15 de septiembre, hasta criminales brutales, escritores en infortunio, magnicidas y los primeros capos de la droga. Ese era el universo que se cerraba, como quien quiere olvidar un mal sueño, al clausurar la Cárcel Preventiva de la Ciudad de México: Lecumberri.

La vieja cárcel, que había visto tantas historias, cargaba con el estigma adicional de haber albergado los cadáveres baleados de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, asesinados junto al muro trasero. Su vida útil como prisión se terminaba a fuerza de sobrepoblación, de desatención jurídica y de corrupción.

Aquel primer sexenio de los años 70, el de Luis Echeverría, quiso soñar muchos anhelos de modernidad. Uno de esos era una renovación del sistema carcelario, y había comenzado casi con la década. Sergio García Ramírez, que sería el último director de Lecumberri, entre mayo y agosto de 1976, llevaba años insistiendo en la necesidad de renovar ese ámbito de la vida nacional, aunque costara trabajo mirarlo y comprenderlo.

Así, se habían ido construyendo otros reclusorios. Santa Marta Acatitla, en 1957, el Norte y el Oriente entraron en funcionamiento en 1976, el mismo año en que se fugó de Lecumberri el narcotraficante Alberto Sicilia Falcón. Aunque fue capturado a los pocos días, su escape fue el último gran escándalo del viejo penal, y puso en evidencia un secreto a voces: en Lecumberri todo se podía conseguir mediante dinero. Todo el sistema corría aceitado con pesos, pocos o muchos, bajo el viejo principio de que “asegún el sapo, es la pedrada”.

Se cobraba por no lavar las letrinas, por la visita de los defensores, por la visita familiar y la conyugal. Las celdas, en mejor o peor estado, con permiso de tener desde un modesto radio de transistores, hasta televisión a color, se cotizaban de a mil, de a dos mil, de a tres mil pesos, hasta de 15 mil.

De a 5 mil pesos era el pago porque los de nuevo ingreso no hicieran fajina. Los que le entraban a los talleres —imprenta, jabonería, sastrería, mecánica, carpintería, herrería— ganaban unos 25 pesos a la semana, y por cada dos días de trabajo, se ganaban un día menos de condena. Los presos de Lecumberri hicieron, durante décadas, las bancas de hierro forjado de los parques públicos, usando los moldes que tenían el águila del Escudo Nacional de tiempos de don Porfirio.

En esos últimos días, las crujías y las oficinas estaban pintadas de colores fríos: azules, verdes, algún ocre desconcertante. Como ocurría desde hacía décadas, al grito de “¡ya parió la leona!” ingresaban los nuevos reclusos: rateros viejos de edad y de oficio; chavos de greña y camisas estampadas, y algunos, responsables de delitos de más categoría.

Para 1976, ya no existía la crujía “J”, que había aportado al léxico popular del mexicano el calificativo “joto” para referirse a los homosexuales que eran encarcelados. Pero estaban la “I” y la “L”, para quienes cometían fraudes y delitos patrimoniales, la “E” para los culpables de robo y la “D” para los homicidas. A los de nuevo ingreso los mandaban a la “H”, y la “O” Poniente y la “M” alojaban a los activistas y los terroristas. A la “N” mandaban a los castigados dentro del penal. Allí estaban los apandos, esos lugares nefastos, húmedos y malolientes donde nunca entraba la luz del sol.

Lecumberri tenía capilla dedicada a la Virgen de la Merced, redentora de cautivos. Allí rezaban algunos. O buscaban consuelo cuando les pegaba el “carcelazo”, ese rapto depresivo y melancólico que lo mismo había atacado a personajes como el escritor Álvaro Mutis —que en la década anterior se había hecho famoso por dar voz al narrador de la serie televisiva Los Intocables— que a los integrantes del Consejo Nacional de Huelga de 1968 o a homicidas que habían aterrado a la ciudad, como El Pelón Sobera de la Flor.

Cuando García Ramírez recibió el parte final, donde se declaraba vacía la cárcel, existía la expectativa de que en los nuevos reclusorios ya no se escribirían historias aterradoras como la de El Sapo, multihomicida, El Chalequero, asesino serial del porfiriato; de persecución política como David Alfaro Siqueiros, Demetrio Vallejo o José Revueltas. Como las de Lecumberri, no, ciertamente. Pero algunas de las que se han ido construyendo en las prisiones posteriores, resultaron aún peores.

EPÍLOGO. Se dijo que, si hubiera sido por Luis Echeverría, Lecumberri habría sido demolida. También se supo que un grupo de intelectuales se reunió con él y lo convenció de que la construcción tenía un valor histórico y arquitectónico. Aún tomaría 6 años concretar la adaptación que convirtió a la antigua penitenciaría en la sede del Archivo General de la Nación.

En el gremio de los ingenieros rueda una anécdota: a poco del cierre del penal, llegaron los responsables de la remodelación, para encontrarse con que la construcción estaba infestada de ratas que llenaban patios, celdas y pasillos. Algunos de aquellos ingenieros y arquitectos emprendieron en las colonias aledañas una campaña de reclutamiento de gatos. La estrategia parecía muy sencilla: reunir muchos felinos, y soltarlos en la cárcel para que hicieran lo que correspondía a su vocación depredadora.

Cuando los remodeladores volvieron, una semana después, se encontraron con que su proyecto había fracasado: los mininos estaban trepados en los bordes de los muros, mientras la legión de ratas, agresivas y hambrientas, los acechaban abajo, esperando que alguno cayera por cansancio o por inanición. En esa violencia, en esa furia, estaba el último eco de la cárcel de Lecumberri.

CON UN “AUTOVIUDAZO” INICIÓ LA DÉCADA: LA MUERTE DEL PERIODISTA CARLOS DENEGRI. 

En el primer día de 1970, el escándalo despertó a los que habían pasado plácidamente la Nochevieja. Un notorio periodista, Carlos Denegri, temido por muchos, había muerto en su hogar. Tenía un balazo en la cabeza, aparentemente disparado por su esposa, Herlinda Mendoza Rojo, quien, desde hacía año y medio era conocida por Linda Denegri.

Los periódicos vespertinos eran, en aquellos días, los vehículos ideales de los capitalinos para tres cosas: ver la cartelera de los cines, las variedades en los cabarets y centros nocturnos, y leer el escándalo policiaco del momento. Era primero de enero y ya tenían materia prima para la nota principal. No eran aún los tiempos de la expansión del feminismo en México, de manera que Linda fue juzgada y condenada sin atenuantes que, en un pasado más reciente, habrían generado debates importantes y, acaso, una valoración diferente.

Porque la muerte de Denegri, uno de los grandes reporteros de mediados del siglo XX, corresponsal mexicano en la Europa de fines de la segunda guerra mundial, pionero de los noticieros televisivos y muy leído columnista, solamente hizo público algo que mucha gente sabía: que su esposa, la tercera, 24 años más joven, vivía una larga cadena de maltratos y agresiones y que llevaba meses intentando, infructuosamente, separarse de aquel hombre que, más que cortejarla, la había perseguido y presionado para convencerla de casarse con ella.

Las historias de los viejos periodistas del siglo XX hablan de un Carlos Denegri gran narrador, director de la publicación ya desaparecida Revista de Revistas y colaborador de Life. Amigo, por lo menos cercano a los hombres del poder político y económico, parecía que no había barreras a sus deseos y a sus caprichos. Y sí, se hablaba abiertamente de tráfico de influencias, cuando no de corrupción. Combinaba triunfos periodísticos como sus entrevistas a Martin Luther King, John F. Kennedy, Francisco Franco, Golda Meir y muchos más, con un mundo mucho menos luminoso, donde los secretos personales, los negocios turbios y los errores del pasado, se convertían en mercancía que le redituaba buenos beneficios, fuera por explotarlos publicándolos o por conservarlos en las sombras, para alivio de sus propietarios.

En la cárcel, Linda Denegri se atrevió a contar su historia: intentaba escapar de su esposo, que, alcoholizado, se volvía sumamente violento. Aseguró que pretendía ocultar la pistola que Denegri tenía en un cajón, para evitar que la atacara a ella o a sus hijos. El periodista la interceptó. Forcejearon. Ella escuchó una detonación y vio a su esposo caer al suelo. Cuando llegó la policía, ella permanecía en estado de shock. Esa condición, que duró horas, la puso a merced de un abogado que, además de cobrarle muchísimo, nunca logró el menor beneficio de la ley.

Ataques con sables, con pistolas, golpes e insultos, alternados con ruegos, obsequios y etapas de dulzura profunda, compusieron la vida de Herlinda Mendoza junto al periodista Denegri. En el siglo XXI se habría discutido el terrible caso de violencia familiar, acaso de intentos de feminicidio como parte de la historia. Pero hace 49 años, Linda no encontró sino la complicidad para con Denegri por parte de mucha gente, desde directores de prisiones hasta meseros, fuese por amistad, por conveniencia o por temor. Esa complicidad que aún después de muerto el periodista, la mantuvo tras las rejas.

CON UN DOBLE ASESINATO SE TERMINÓ LA HISTORIA CRIMINAL DE LOS 70: EL CASO FLORES ALAVEZ. 

“¡Fue el nieto!”, gritaron los periódicos el 11 de octubre de 1978: cinco días antes, en una casa de Avenida de las Palmas, habían amanecido muertos a machetazos Gilberto Flores Muñoz, exgobernador nayarita y director de la Comisión Nacional Azucarera, y su esposa, la escritora Asunción Izquierdo. El doble homicidio también se convirtió en un escándalo nacional.

Las autoridades, casi de inmediato, afirmaron que el nieto consentido de Asunción Izquierdo, Gilberto Flores Alavez, de 22 años, había caído en contradicciones al narrar los hechos. Nadie en la casa de las víctimas, nietos y servidumbre, se habían enterado de lo que ocurrió en las habitaciones de los abuelos. La clase política exigió la resolución del caso, y se mostró en desacuerdo con las hipótesis policiacas que comenzaban a apuntar hacia el muchacho Flores Alavez. Llovían ataques contra el capitán de la Policía Judicial del Distrito Federal, Jesús Miyazawa.

Fueron 11 las personas detenidas y a quienes tomaron declaración. El cerco se fue cerrando, y finalmente, Gilberto confesó que él era el autor del crimen, “por una enfermedad mental”. Recibió una condena de 28 años de prisión, y, en su momento, se aseguró que el móvil tenía que ver con regaños y disgustos entre los abuelos y el nieto, y la herencia que recibiría cuando ellos muriesen.

De aquellos días data un cartón de Rogelio Naranjo, que hablaba del “horroroso nieto que horrorizó a la horrorosa sociedad”. En esos días, cuando se hablaba “del nieto” a nadie le quedaba duda de que se refería al presunto homicida del matrimonio Flores Izquierdo.

Pero el padre de Gilberto, el médico Gilberto Flores Izquierdo, junto con un equipo de abogados, trabajaron sin descanso para liberar al muchacho, argumentando que se habían manipulado las pruebas forenses para inculparlo. El muchacho, gracias a ese trabajo, fue liberado a principios de los años 90. En 2009, aseguró a la prensa que sus abuelos habían sido asesinados con el conocimiento del entonces presidente José López Portillo, porque Flores Muñoz tenía pruebas de la corrupción de la industria azucarera. Pero en ese lejano 1978, la historia de aquellos ancianos asesinados, vinculados con el más alto poder político, llenó planas y planas de la nota roja más sensacionalista de aquellos tiempos.

Fuente.-

ABOGADO de la "CHAPODIPUTADA" PIDE CONSIDEREN el CAPO la SECUESTRO y la HIZO su AMANTE con CADENA PERPETUA...la justicia "gringa" a unos les da poco por mucho y a otros mucho por poco.



Un abogado de la amante de Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien fue secuestrada, insistió a los jueces que fueran indulgentes con la mujer de 29 años quien enfrenta cadena perpetua.

TE RECOMENDAMOS:


Aunque la esposa del capo, Emma Coronel Aispuro, de 29 años, no ha sido acusada de ningún delito e incluso está considerando regresar a México luego del juicio de su esposo en Nueva York, Lucero Guadalupe Sánchez, de la misma edad, pasará el resto de su vida tras las rejas.

La ex diputada fue secuestrada por orden de Joaquín "El Chapo" Guzmán después de haberla visto en una revistamientras él estaba huyendo y la obligó a convertirse en su amante, según expusieron los abogados.

Ahora Lucero Guadalupe Sánchez se enfrenta a cadena perpetua por haber sido declarada culpable de estar involucrada en su operación masiva de drogas.

La abogada de Sánchez, Heather Shaner, le dijo a The Times: "Mientras [Guzmán] estaba escondido, miraba fotografías de reinas de belleza en revistas y luego enviaba a sus secuaces para que las secuestraran y lo apoyaran para que pudiera seguir adelante con su trabajo sucio".

Shaner refirió que a Sánchez le habían lavado el cerebro después de haber sido secuestrada por la pandilla, y a su vez, su colega, Carmen Hernández, dijo que esperaba que el juez considerara la educación de su cliente y su secuestro cuando se trate de la sentencia.

Lucero Sánchez fue la diputada más joven de Sinaloa (Foto: Archivo)

Guzmán fue condenado en Nueva York por dirigir una operación internacional de narcotráfico tras un juicio de tres meses, en el que fue citada Sánchez.

Uno de los relatos que dio Lucero Guadalupe Sánchez López afirmó que se encontraba en la cama en una casa segura con Guzmán en el 2014, cuando los infantes de la marina de México comenzaron a derribar su puerta.

Ella dijo que Guzmán la llevó a una trampilla debajo de un baño en el que había un túnel que les permitió escapar; y cuando se le preguntó qué llevaba puesto, ella respondió: "Estaba desnudo. Se fue corriendo. Nos dejó atrás".

En su momento, El Chapo había escapado de la cárcel al esconderse en un recipiente de lavandería el 19 de enero del 2001, cuando salió del Penal de Puente Grande. El capo de la droga fue escoltado por policías a la Ciudad de México antes de retirarse a uno de sus muchos refugios junto a la montaña.

En 2014, consiguió otra fuga de cárcel, escapando a través de un túnel iluminado de una milla de largo en una motocicleta sobre rieles.

fuente.-

QUE PLANEAN los RUSOS que ANDAN MERODEANDO los CABLES SUBMARINOS de INTERNET en el OCEANO ATLANTICO...misteriosos submarinos en el area.

El mapa de los 420 cables submarinos del sistema actual de comunicación (TeleGeography)


Luego de que el gobierno ruso anunciara sus intenciones de desconectarse temporalmente de internet como ensayo de seguridad ante una eventual guerra cibernética, diferentes medios recordaron los reportes sobre misteriosos submarinos que en los últimos años han merodeado los cables submarinos de la red global.

Al menos desde que las relaciones entre Occidente y Rusia comenzaron a deteriorase en 2014, cuando Moscú anexó la península de Crimea y fue acusado de intervenir en el conflicto separatista en Ucrania, los reportes de submarinos ubicados en puntos estratégicos del sistema de conexión han aumentado y provocado preocupación entre los miembros de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN), que en respuesta han reactivado un comando naval utilizado en tiempos de la Guerra Fría.

En especial se habla de los mini submarinos Mir-1 rusos,según recuerda la cadena australiana News, que han sido detectados en diferentes puntos estratégicos donde el corte de los cables podría significar una desconexión entre Europa y Estados Unidos o incluso una caída general de internet.

Un daño al sistema de cabes submarinos podría afectar seriamente o incluso cortar el acceso a internet.

Estos aparatos son transportados por submarinos más grandes y desplegados en el fondo del mar.

Una amenaza creciente

Algunos de los primeros reportes surgieron en 2015 en el períodico The New York Times y en el portal Huffington Post, cuando se habló de un creciente interés de submarinos y buques espía de la marina rusa en los cerca de 400 cables submarinos de internet en todo el mundo y a través de los cuales se realizan transacciones por 10 billones de dólares diarios.

"Las razones tácticas son claras. En caso una escalada de tensiones, el acceso al sistema de cables submarinos representa una fuente rica de inteligencia, la posibilidad de crear enormes problemas en la economía del enemigo y una inflada de pecho simbólica para la marina rusa", señaló en aquel entonces el almirante estadounidense retirado Jim Stavidris al Huffington Post.

Mientras que el portavoz de la marina de Estados Unidos, William Marks, dijo al New York Times que "sería una preocupación escuchar que cualquier país esté manipulado los cables de comunicaciones", aunque declinó ofrecer más detalles sobre "operaciones clasificadas".

En diciembre de 2017 un oficial de las Fuerzas Armadas del Reino Unido advirtió que un ataque en el sistema "afectaría de inmediato y potencialmente en forma catastrófica" a la economía global, reportó News.

A finales de ese mismo año el Washington Post también reportó sobre las actividades rusas cerca de los cables de intenet, recordando que la actividad submarina en general del Kremlin ha llegado recientemente a los niveles más altos desde la Guerra Fría.


"Estamos viendo actividad submarina rusa en los alrededores de los cables submarinos en un nivel que nunca habíamos visto. Rusia está claramente aumentando su interés en la infraestructura submarina de la OTAN y sus aliados", indicó al periódico el almirante Andrew Lennon, comandante de la fuerza de submarinos de la OTAN.

En 2018 los reportes de actividad submarina rusa se multiplicaron y generaron una mayor preocupación entre lo países europeos y la OTAN.

Un minisubmarino ruso Mir 1

También lo hizo en los Estados Unidos, aunque, como reporta The National Enquirer, el país no ha denunciado con ímpetu este fenómeno ya que Washington fue el primero en merodear cables submarinos durante la Guerra Fría. En aquel momento algunas de sus unidades, como el USS Halibut, estaban especializadas en acceder a estos sistemas de conexión para obtener inteligencia.

Tal es el peligro advertido por las potencias occidentales que en 2018 Washington aprobó la construcción de un segundo barco especializado en reparación y tendido de cables, e incluyó a un constructor de mini submarinos en sus sanciones a Rusia, señaló el National Enquirer.

De acuerdo a esta misma publicación, los submarinos rusos responden al Directorio de Investigación Submarina Profunda (GUGI) de la marina, y no se conocen exactamente sus capacidades.

¿Cuál es el daño posible?

Cortar los cables es una tarea relativamente sencilla, pero acceder a ellos buscando información requiere de equipos más sofisticados, especialmente para evitar que el agua de mar no llegue al interior.

El submarino ruso Krasnodar (Ministerio Defensa Rusia)

Pero aún si un país tuviera la voluntad de cercenar el sistema y colapsar internet, tampoco sería fácil. La destrucción de cables, ya sea por cuestiones climáticas, accionar de los peces o errores del hombre es rutinaria: se cree que sólo en el Atlántico se rompen 50 año al año.

Incluso en 2007 un grupo de pescadores cortaron por accidente el principal cable que conecta a Vietnam, dejando al país con un acceso muy limitado a internet por meses.

Por otro lado, Taiwán, que mantiene una larga disputa política e histórica con China, manifestó a comienzos de este año su temor a que Beijing pudiera cortar los cables submarinos para afectar a la isla, según reportó el medio Asia Sentinel.

"La posibilidad de que China dañe o corrompa cables y otra infraestructura que conecta a Taiwán con el mundo no debe ser subestimada por la comunidad internacional", destacó en enero el analista Tzeng Yi-suo del Instituto Nacional de Defensa e Investigación en Seguridad, un think tank estatal en Taipei.

Líderes de los países miembros de la OTAN en una cumbre de 2018. La alianza está preocupada por las actividades submarinas de Rusia (Reuters)

Por causa de los frecuentes daños, el sistema opera con un nivel de redundancia alto, es decir que en cualquier momento la capacidad de los cables y su cantidad es superior a la necesaria, para que el tráfico de información puede ser rápidamente redireccionado en caso de un problema.

El esfuerzo para cortarlo totalmente debería, en consecuencia, ser enorme, aunque existen algunos puntos estratégicos de mayor concentración donde sería más practicable.

Más verosímil, sostiene The National Enquirer, sería el ataque de Rusia a redes específicas, como el cable DoDIN utilizado por del Departamento de Defensa de Estados Unidos o el SOSUS que la OTAN utiliza apara monitorear movimientos de submarinos.

Otro signo del aumento de las tensiones. Un F-22 Raptor de la fuerza aérea de Estados Unidos interceptando a un bombardero ruso Tu-95 que se acercó al espacio aéreo estadounidense

Las tensiones no se limitan a las profundidades del mar.De hecho, los vuelos de reconocimiento de cazas y bombarderos rusos en las fronteras entre Rusia y la OTAN vienen también en alza, así como también la actividad de la flota de superficie rusa.

Un red vital para la comunicaciones del mundo, pero no la única

Los primeros cables submarinos de comunicación fueron tendidos en 1851 y desde entonces la red global no ha parado de crecer en tamaño y tecnología, conectando a todo el planeta de forma casi instantánea.

En la actualidad hay unos 420 cables que cubren un total de 1.100.000 kilómetros de distancia, de acuerdo al sitio especializado TeleGeography. Convive como una alternativa más barata al sistema de comunicación satelital que seguiría en pie en caso de un colapso del primero.

fuente.-

LA "SANTA IMPUNIDAD" de la JUSTICIA VATICANA EXPULSA a CARDENAL por "SEXOSO" pero NO lo MANDA al "BOTE"...que dios los perdone aunque si saben lo que hacen.

El papa Francisco devolvió al estado laico al excardenal estadounidense Theodore McCarrick, de 88 años, acusado de abusos sexuales contra al menos un adolescente hace casi medio siglo, una primicia en la historia de la Iglesia católica.

SE CUENTAN POR CIENTOS:

El papa argentino declaró definitiva una sentencia en este sentido de la Congregación para la Doctrina de la Fe, institución del Vaticano que vela por el respeto del dogma católico, precisó el sábado un comunicado de la Santa Sede.
El excardenal fue hallado culpable de haber "infringido el sexto mandamiento (que prohíbe el adulterio) con menores y adultos, con la circunstancia agravante del abuso de poder", según este texto.
Este castigo, sin apelación posible y por lo tanto definitivo, tiene lugar días antes de una reunión crucial, con los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo en el Vaticano, donde del 21 al 24 de febrero abordarán la responsabilidad de los prelados que mantuvieron silenciadas las agresiones sexuales a menores perpetradas por el clero.
El papa ha mandado con esta medida "una señal clara" sobre la tolerancia cero ante los abusos en el seno de la Iglesia, reaccionó este sábado el presidente de la conferencia episcopal estadounidense.
Ningún obispo, por muy influyente que sea, está por encima de la ley de la Iglesia.Cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston
Los grandes escándalos que salieron a la luz en Estados UnidosChile o Alemania empañaron la credibilidad de la Iglesia católica.
Al excardenal emérito de Washington ya se le prohibió en julio ejercer su ministerio y luego renunció a su título honorífico de purpurado. Con su exclusión oficial de la Iglesia, el hombre, recluido actualmente en el Estado de Kansas, en Estados Unidos, se convierte simplemente en Theodore McCarrick.
La Santa Sede pidió en septiembre de 2017 una investigación al arzobispado de Nueva York, tras el testimonio de un hombre que acusaba al prelado de haber abusado sexualmente de él en los años 70.

"Indicios graves"

Ante los "indicios graves" revelados en la investigación, el papa depuso a finales de julio a monseñor McCarrick de su título de cardenal.
Este caso sacudió la jerarquía de la Iglesia católica estadounidenses, poco antes de la publicación de un informe demoledor sobre los abusos masivos cometidos en Pensilvania.
En 2015, el papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Keith O'Brien a todos los derechos del cardenalato, tras haber dimitido dos años antes como arzobispo de Edimburgo al ser acusado "de actos inapropiados" con jóvenes sacerdotes. El prelado conservó, sin embargo, su título de cardenal hasta su muerte, en marzo de 2018.
El único caso de abandono del título supremo de cardenal remonta a 1927, cuando el papa Pío XI aceptó la dimisión del cardenal francés Lois Billot, quien renunció por motivos políticos.
Expulsar a un prelado es considerado como el castigo más grave para un eclesiástico, privado de todos sus derechos y prerrogativas de sacerdote, como celebrar misa.
El papa exclaustró en octubre a dos obispos chilenos por agresiones sexuales a menores, justo cuando la Iglesia católica de este país estaba sumida en un escándalo sin precedentes.

JONATHAN NEWTON
El papa Francisco y el cardenal estadounidense Theodore McCarrick en la catedral de San Mateo, en Washington, el 23 de septiembre de 2015.

El cardenal McCarrick, un sacerdote que fue nombrado obispo y arzobispo en la archidiócesis de Nueva York antes de ir a Washington en 2001, era uno de los cardinales estadounidenses con más proyección internacional. Durante mucho tiempo, fue muy influyente para recaudar fondos para la Santa Sede.
Aunque oficialmente estaba jubilado, seguía viajando, sobre todo para defender cuestiones de derechos humanos. Tuvo un papel destacado a la hora de exigir reformas que castigaran severamente a los sacerdotespederastas en Estados Unidos.
McCarrick también era blanco de una acusación incendiaria de un prelado italiano jubilado, el arzobispo Carlo Maria Vigano, quien llegó a pedir la renuncia de Francisco y de otros miembros de la curia por haber ignorado durante cinco años el comportamiento del excardenal, presentado como un notorio predador sexual.
Esta virulenta acusación, basada en pruebas escritas, fue lanzada a finales de agosto, en pleno viaje del pontífice a Irlanda, país cuya Iglesia católica está golpeada por numerosos escándalos de abusos.
El papa prometió entonces una investigación adicional sobre McCarrick en los archivos de los dicasterios (ministerios de la Curia Romana) y en las oficinas de la Santa Sede.
fuente.-

EL 'CHAPO GUZMAN y la JUSTICIA AJENA" que LLEGO del NORTE...haiga sido como caiga sido.

La justicia para los mexicanos que han sido víctimas del narcotráfico de manera directa o indirecta, casi no llega en este país. La obtienen en el ajeno. 
Especialmente cuando se trata de los capos más notorios de los cárteles de las drogas mexicanos, quienes suelen encontrar en México –entre complicidades e ineficacia de las autoridades- largos procesos que pueden ir dilatando con amparos y que al final lograrán zafarse de algunos, obtener pequeñas condenas en otros, o incluso recuperar la libertad.
Es el caso de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”. Líder criminal que fue del Cártel de Sinaloa y que espera sentencia en los Estados Unidos luego de ser encontrado culpable de diez cargos en una corte de Nueva York y por lo cual le impondrían cadena perpetua.
En México estuvo preso casi doce años. Los primeros nueve de junio de 1993 a enero de 2001 cuando se escapó del penal de Puente Grande, Jalisco; recapturado en febrero de 2014 fue mantenido tras las rejas 17 meses hasta que de nueva cuenta escapó en julio de 2015. Seis meses después fue aprehendido otra vez en enero de 2016, y después de un año en prisión fue extraditado a los Estados Unidos.
Durante esos casi doce años en prisiones mexicanas, a Guzmán Loera se le sentenció únicamente en tres causas penales de más de una docena que se le siguen. En total, por cargos de portación de arma prohibida, asociación delictuosa y cohecho, le dieron 20 años. Pendientes quedaron otros cargos y causas penales.
Las víctimas de Guzmán Loera encontraron la justicia en Estados Unidos.
A saber de acuerdo a las deliberaciones del jurado de Brooklyn, el narcotraficante mexicano fue hallado culpable en diez cargos de los presentados en su contra y en 25 de 27 violaciones a la ley, que incluyen entre otras, participar en una empresa criminal de narcotráfico, conspiración para asesinar, conspiración para fabricar, producir y distribuir cocaína, marihuana y metanfetamina, conspirar para importar cocaína, lo misma para distribuirla, distribución internacional de cocaína, lavado de dinero y uso de armas de fuego.
En tres meses de juicio y 35 horas de deliberación del jurado, en Estados Unidos lograron lo que en México no pudieron o no quisieron en doce años. Procesar a “El Chapo” y sentenciarlos por todos los cargos, delitos contra la salud, delincuencia organizada y asociación delictuosa. Narcotráfico.
En México aparte de la ineficacia del Ministerio Público Federal, y en ocasiones la condescendencia del Poder Judicial en los casos de narcotraficantes, lo que ha imperado es la impunidad. En el juicio que concluyó en Nueva York fue puesta en evidencia esa corrupción. Ex presidentes, Generales, ex secretarios, policías, agentes, soldados, políticos, fueron evidenciados por algunos de los 57 testigos que declararon contra Guzmán Loera, como quienes le protegieron, le concedieron impunidad, y en algunos casos fueron sus cómplices.
Ciertamente en el juicio de Brooklyn no se estaba juzgando al Gobierno de México, pero sí fue evidente por los testimonios, que elementos del Estado Mexicano fueron parte importante en el desarrollo de la carrera criminal de Guzmán Loera y el crecimiento del Cártel de Sinaloa. En ese contexto tres sentencias por cargos de posesión de armas y de pastillas, con un total de 21 años a los que fue condenado “El Chapo” en México, resultan lógicas. No justas, lógicas en un clima de impunidad y corrupción.
Normalmente es así. En un país como México dominado por la corrupción y la impunidad es difícil encontrar justicia. Especialmente cuando la estrategia en los últimos doce años ha sido apostarle al desmembramiento de las cabezas de los cárteles, sin tocar la estructura criminal, las rutas para el trasiego de la droga, los negocios sucios, el lavado de dinero, las cuentas bancarias, la delincuencia organizada. En un contexto así, los cárteles sobrevivirán a la captura de sus liderazgos criminales.
Otros capos cuyos cárteles sobreviven, también han encontrado la prisión en los Estados Unidos. Tres de los hermanos Arellano Félix permanecen, ya procesados, en cárceles norteamericanas. A Benjamín Arellano Félix lo sentenciaron en 2011 a 25 años de prisión y al pago de una multa de 100 millones de dólares. Fue declarado culpable de delitos de conspiración para encabezar una red criminal, por conspirar el tráfico y la distribución de drogas, lavado de dinero entre otros. En México aún no cumple los poco más de 20 años a los que ha sido sentenciado –también tiene causas penales pendientes- pues sólo permaneció en cárceles mexicanas nueve años, entre el 2002 cuando fue capturado y 2011 cuando fue extraditado. La multa en México ni siquiera llegó a los cuatro mil pesos, contra los cien millones que le cargaron en Estados Unidos.
A Francisco Javier Arellano Félix lo detuvieron autoridades de los Estados Unidos en 2006, y a saber oficialmente, en aguas internacionales. Al menor de los hermanos del cártel Arellano Félix le habían dictado la cadena perpetua, pero tras negociaciones su sentencia quedó en 25 años de cárcel y el pago de 50 millones de dólares. En México, este heredero de una de las dinastías mafiosas más violentas de México, ni siquiera contaba con una orden de aprehensión.
Eduardo Arellano Félix solo fue condenado a 15 años de prisión, también en los Estados Unidos, y al pago de 50 millones de dólares. En México y sólo por posesión de arma de fuego, había sido sentenciado a poco menos de ocho años de cárcel.
Otros capos se enfrentaron, después de años de impunidad en México, a la justicia en el país ajeno. Juan García Abrego quien fue líder criminal del cartel del Golfo, fue capturado y entregado a los Estados Unidos, debido a su ciudadanía norteamericana; en 1997 fue sentenciado a once cadenas perpetuas en una Corte de Distrito de Houston, Texas, cuando se le halló culpable de 22 cargos de narcotráfico, organización criminal y lavado de dinero, además fue ordenado a pagar 500 millones de dólares a la autoridad de aquel país.
Osiel Cárdenas Guillén, también ex líder criminal del cártel del Golfo, fue encontrado culpable en 2010 en los Estados Unidos, de narcotráfico. Fue sentenciado a 25 años de prisión más el pago de 50 millones de dólares. Alfredo Beltrán Leyva, del cártel de los Beltrán, fue condenado a cadena perpetua, entre otros cargos por conspirar para distribuir cocaína y metanfetamina de Colombia a los Estados Unidos.
Otros narcos de menor jerarquía en las estructuras criminales de los cárteles de la droga en México han sido sentenciados, como Dámaso López Núñez El Lic, a quien le sentenciaron a cadena perpetua y al pago de 25 millones de dólares, y otros están a la espera en prisiones de los Estados Unidos, como Ismael Zambada Niebla El Mayito, quien fue testigo –al igual que Dámaso- en el juicio contra El Chapo.
El 25 de junio próximo, el Juez encargado del juicio de Joaquín Guzmán Loera dictará su sentencia. Entonces las víctimas habrán encontrado justicia, aun en país ajeno, dado que en el propio impera la corrupción, la impunidad, tanto para narcotraficantes como para quienes desde el Estado, les ayudan en el desarrollo de su vida criminal.

Fuente.-Adela Navarro/

EL "ZAR NIETO" de la INTELIGENCIA FINANCIERA "NO se MIDIO y OFRECE CERO TOLERANCIA"...empecemos por "cero jactancia".

Narcotráfico, robo de combustible y corrupción política, tres delitos federales que impactan a la sociedad mexicana, y que –con frecuencia– son cometidos por las mismas organizaciones delictivas.
A pesar de la capacidad de violencia y el poder de corrupción que estas bandas llegan a acumular, tienen un punto débil que puede y debe atacarse: sus esquemas financieros, y la estrategia de ataque corresponde a Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda.
"La política va a ser la misma para todos: cero tolerancia a la impunidad, y esto implica un ataque a los esquemas financieros de la delincuencia organizada".
Santiago Nieto.
Santiago Nieto es un abogado y académico y jurista mexicano que obtuvo notoriedad pública cuando estuvo al frente de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), de la Procuraduría General de la República.
Fue el responsable de encabezar las investigaciones de casos importantes de corrupción política como el peculado y desvíos de fondos públicos de los gobernadores Cesar Duarte y Javier Duarte.
También le tocó atender el fraude electoral cometido por la alcaldesa chiapaneca, Matilde Espinoza, "La Loba del Suchiate", que entregó actas de nacimiento a migrantes centroamericanos para que tramitaran credenciales de elector y votaran por el Verde Ecologista.
Sin embargo, su figura alcanzó mayor popularidad cuando fue destituido de su cargo en octubre de 2017, tras denunciar que había sido presionado por el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, para que lo declarara inocente públicamente en las investigaciones de corrupción del caso Odebrecht, y su presunta participación en el desvió de recursos en campañas electorales.
Tras su despido, el ex titular de la Fepade se unió al equipo de trabajo del entonces candidato a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, y desde entonces había querido dar testimonio de los verdaderos motivos que habían ocasionado su salida de la Fiscalía, pues "la historia regularmente la escriben los vencedores", afirma, por lo que consideraba importante "dar la versión de los vencidos".Ahora, en su libro Sin filias ni fobias. Memorias de un fiscal incómodo, Santiago Nieto devela la corrupción que había presenciado en las entrañas de las cúpulas del poder político mexicano.
"Quería dejar claro que tenemos un problema de corrupción sistemático en el país, que es importante que se ataque".
Santiago Nieto.






Ataque a huachicoleros de cuello blanco
En entrevista con HuffPost México, el jurista describe cómo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se ha integrado con mayor preponderancia en la lucha contra la delincuencia organizada, en particular, en el robo de combustible, un delito prioritario para la nueva administración federal.
Desde escritorios, analizando documentos electrónicos y facturas impresas, los abogados, contadores y fiscalistas de la SHCP han logrado detectar las inconsistencias financieras que revelan la complicidad delictiva entre los ladrones de combustible y los empresarios corruptos.
A menos de 100 días en el cargo, Nieto y su equipo han detectado más de 200 casos en los que consorcios gasolineros no pudieron justificar la diferencia entre el volumen de compra de producto y la venta que reportaban ante el Sistema de Administración Tributaria.
Esa diferencia de contrales volumétricos es lo que les permitió presentar como hipótesis de que estaban vendiendo combustible robado y lograr congelar 38 cuentas de manera directa y 177 de manera indirecta, posiblemente vinculados con 900 millones de pesos en ganancias ilegales.
Para Santiago Nieto es difícil entender cómo en noviembre de 2018 diariamente se robaban alrededor de 80 mil barriles de combustible y que el enfoque del combate a este ilícito siguiera siendo ir contra las personas que pinchan los ductos o que venden gasolina en bidones en la sierra,
"Llegaron a robarse 1,334 pipas en un solo día sin que nadie hiciera nada", denuncia absorto, pues el nivel de pérdidas que llegó a generar anualmente al país alcanzó los 80 mil millones de pesos.

fuente.-

"SI las MATAN y las SECUESTRAN" es CULPA SUYA,dice ALMIRANTE "PEDORRO" COMSIONADO de SEGURIDAD,por NO COMPORTARSE como DAMAS...criminalizar es lo suyo.

A diferencia de la Ciudad de México en donde establecimientos y puestos ambulantes se pronunciaron a favor de erradicar la violencia hacia las mujeres, en el estado de Morelos el comisionado de seguridad, José Antonio Ortíz Guarneros, aseguró que es culpa de las propias mujeres ser el blanco de asesinos y secuestradores.

te recomendamos:

Luego de que se registran 9 crímenes de feminicidio en esta región del país, el almirante Ortíz afirmó que “algunas de ellas sí tenían actividades no muy propias de una dama”.
Al ser cuestionado sobre cuáles son las actividades a las que se refería contestó que lo más probable era que se dedicaran a la prostitución.
“Si se van a relacionar con personas en un antro, pues obvio es que pueden estar susceptibles a ser atacadas cuando ya el alcohol o la droga hace efecto en las personas. No se justifica pero es un factor que se suma, un factor de riesgo que se suma para que sean violentadas”, explicó.


José Antonio Guarneros, titular de @CES_Morelos, dice que entre los últimos feminicidios, algunas mujeres realizaban "actividades no propia de una dama".
Además dice q "estar en un antro y cuándo hace efecto el alcohol y las drogas son susceptibles a ser atacadas". 😨
Fuente.-